MURALES QUE CUENTAN LA HISTORIA DE MÉXICO

Los genios que plasmaron la revolución mexicana

Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco son los principales expositores del muralismo.  Pero no fueron los únicos expresaron a través de los muros de edificios públicos, que el mundo conocieran la historia de México.

Gerardo Murillo (1875-1964)

Estudió pintura en el taller de Felipe Castro continuando más tarde en la Escuela de Bellas Artes de la CDMX.

Doctorado en Filosofía y Derecho por la Universidad de Roma. Durante su estancia en europa viajó por Inglaterra, Alemania, España y Francia, y se dio a conocer por el seudónimo de “Doctor Atl“, que en náhuatl significa “agua”.

A su regreso a México en 1903, se dedicó a pintar y a impartir clases en la Academia de San Carlos de la CDMX. En 1912 funda la Liga Internacional de Escritores y Artistas y el periódico Action d’Art donde difunde sus teorías pictóricas y sociales.

Roberto Montenegro Nervo (1887-1968)

En 1906 Ingresó a la Academia de San Carlos o Escuela de Bellas Artes de México. Estudió pintura en París durante dos años. A su regreso a México en 1910 estalla la revolución, y en Guadalajara entra en contacto con el Círculo Artístico fundado por “Doctor Atl”.

Durante el gobierno de Venustiano Carranza, en 1920, trabaja en la decoración del Teatro Nacional. Fue nombrado Jefe del Departamento de Artes Plásticas de la Secretaría de Educación Pública. 

En 1922 se le encarga la decoración del Pabellón Mexicano en Río de Janeiro en los festejos del Centenario de la Independencia de Brasil. En 1934 fue director del Museo de Artes Populares de Bellas Artes. En 1950 publica “Retablos mexicanos”. 

Rufino Tamayo (1899-1991)

Se inscribió en la Academia de San Carlos en 1917. Sus inicios fueron obras de pequeñas dimensiones hasta evolucionar hacia un cromatismo con temática social.

Recibió encargos para amplias decoraciones murales como Homenaje a la raza (1952), en París, o México hoy (1953, Palacio de Bellas Artes, México) y otros murales como América (1956, Banco del Suroeste, en Houston), el de mayor envergadura que ejecutó, y para el nuevo edificio de la UNESCO en París realizó Prometeo (1958) y, posteriormente, Eclipse total (1977).

Federico Cantú (1907-1989)

Cursó estudios en la Escuela de pintura al Aire libre de Coyoacán entre 1922 y 1924.

Sus murales aparecen en edificios públicos y universidades y entre ellas destacan Los Informantes de Sahagún en el Ex Convento de San Diego, antigua sede de la Pinacoteca Virreinal en la Ciudad de México, así como el mural dedicado a la mitología griega en el frontispicio de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León, y otros para IMSS, Pinacoteca Virreinal, Ceres en el Museo de Linares Nuevo León y la Capilla Central del Seminario Mexicano de Misiones Extranjeras en Tlalpan.

Jorge González Camarena (1908-1980)

Estudió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas, dentro de sus maestros se destaca a Mateo Herrera y a Francisco Díaz de León. En 1925 el “Dr. Atl lo seleccionó para ilustrar su libro Las iglesias de México.

Comisionado por la Dirección de Monumentos Coloniales fue el encargado de  restaurar los frescos del convento del siglo XVI en Huejotzingo. En 1930 realizó su célebre obra Los periquitos en la que se destaca su personal interpretación del estilo art decó.

En 1940 pintó numerosos murales, como la obra México que se encuentra en el vestíbulo del edificio del Seguro Social en la CDMX  así como otros en el Museo de Historia en Chapultepec y en el Palacio de Bellas Artes. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here